fbpx

¿Qué es un CRM?

El CRM (Customer Relationship Management) es un sistema informático que gestiona la relación de los clientes y la empresa. Principalmente la centralización de la operatividad genera beneficios de logística y aporta para una generación de base de datos. Por lo tanto llega un momento en las empresas donde herramientas de CRM son indispensables para seguir creciendo. Las función principal es mejorar el servicio al cliente al máximo. Para ello estas herramientas se enfocan a diferentes áreas como atención a clientes, ventas, logística y marketing. Sin duda la aplicación de todas las funciones pueden mejorar la calidad de servicio de nuestra empresa.

Ventajas del CRM

  • Análisis de problemas – El software identificarán los problemas más frecuentes lo que aumentan tu capacidad de respuesta. Esto ayudará al seguimiento de los procesos y aumentar su rendimiento.
  • Obtención de datos – Los datos más importantes de nuestros clientes se van guardando en una base de datos que nos ampliará una visión más profunda para desarrollar estrategias mejor planificadas.
  • Ahorra tu tiempo – permite la automatización de procesos, eliminando la necesidad de realizar tareas rutinarias y repetitivas. De este modo pueden centrarse en objetivos más estratégicos y productivos.
  • Fidelización del cliente – al gestionar de manera rápida nuestra interacción con nuestros clientes, la fidelización es un proceso que es más fácil conseguir.

Implementación del CRM

La implementación de CRM se divide en 5 fases. Las fases se especializan a diferentes competencias:

  • Preparación: se involucran a los diferentes participantes del proyecto ofreciendo el impulso y las orientaciones estratégicas precisas para su puesta en marcha.
    Análisis: se evaluan las necesidades de los diversos usuarios directos (comerciales, marketing, soporte al cliente) e indirectos. La identificación previa de las necesidades en cuanto a creación de informes por parte de cada equipo permite configurar mejor la herramienta.
  • Implementación: implica la configuración de la aplicación y del planteamiento. La intervención técnica y funcional permite garantizar el éxito del proyecto.
  • Puesta en marcha: se requiere la formación inicial de los usuarios y la validación por parte de cada uno de ellos en su propio entorno. En esta última etapa de la implementación todavía se pueden efectuar ciertos ajustes.
    Gestión de la transición: el seguimiento es de las fases más importantes puesto determinan los puntos a mejorar. Se debe integrar el soporte a los usuarios y gestionar el mantenimiento de forma correctiva y evolutiva de la aplicación.

¿Quieres saber más acerca de como posicionar tu página web en internet?

Leave a Reply